Santiago Rodríguez Masagó: Héroe de la Guerra de la Restauración.

Al pensar en la Guerra de la Restauración inmediatamente nos viene a la mente el nombre del General Gregorio Luperón. Sin embargo, un personaje menos mencionado y verdadero líder de tan importante capítulo de nuestra historia, es el de Santiago Rodríguez Masagó.

Nacido en 1809 en Fort Liberté, lo que hoy se conoce como Dajabón. Fue hijo de  Vicente Rodríguez y Josefina Masagó, prósperos hateros. Cuando su pueblo fue destruído por las tropas haitianas del General Pierrot durante la guerra de independencia de 1844, su familia se mudó a Sabaneta, en donde se establecieron.

En 1861, cuando se produjo la anexión a España, Santiago Rodríguez era el Alcalde de Sabaneta. Sin embargo, no estaba de acuerdo con la anexión, especialmente luego de ver las medidas que tomaron las nuevas autoridades.

Los dominicanos tenían menos ingresos y más dificultades para desarrollar su vida normalmente. Se retiró la moneda nacional y se impuso una nueva, a una tasa de cambio muy alta. Los empleos públicos fueron asignados a españoles y se despidieron a los dominicanos que antes los ocupaban. Otro pesar grave fue la imposición de impuestos muy altos a la ya empobrecida población. También se establecieron leyes que trataban a los campesinos dominicanos casi como esclavos, obligándolos a trabajar varios días a la semana para obras públicas sin ningún tipo de pago. Todos estos factores sumados a algunas medidas tomadas por la iglesia católica, hicieron que el pueblo llegara al límite.

Ya con un sentimiento de dominicanidad formado, el pueblo dominicano se unió, organizados por héroes como Santiago Rodríguez, quien estuvo a la cabeza del movimiento inicial. Fue él quien eligió el momento adecuado para lanzarse a la lucha. Encabezó la primera revuelta de febrero de 1863, que no tuvo éxito. Ante las circunstancias, se refugió en Haití, en donde junto a otros líderes de la restauración como Pimentel Monción y José Cabrera, organizaron el Grito de Capotillo, que ocurrió el 16 de agosto de 1863 y dió inicio a la exitosa Guerra de la Restauración.

Después de que se restableciese la soberanía dominicana, Rodríguez ocupó varios cargos políticos. Se conoce poco sobre su vida personal. Murió en 1879 a la edad de 71 años.

Christian Segarra

Suscríbete a nuestro boletín